Entre la realidad y el deseo

Carla Cremonte Volpe, miembro de la Coordinadora de Somos Pozuelo

En este momento del año de caluroso verano, Pozuelo se encuentra en plena temporada festiva ya que celebramos dos grandes fiestas patronales. Hace tan solo unos días cerrábamos las del Carmen con fuegos artificiales en la Plaza de la Constitución, y tan solo dentro de un mes y medio llegan las del Pueblo, las Fiestas de la Consolación.

Desde Somos Pozuelo hemos querido aportar un elemento más a estas fiestas, un espacio llamado: Punto violeta. Esta iniciativa, que ya se ha puesto en marcha en otros municipios de la Comunidad de Madrid, y recientemente en un festival de música, quiere dar visibilidad a una cuestión ineludible: las violencias machistas. Pero, ¿qué son los Puntos Violeta?  Los Puntos Violeta son el espacio seguro de las fiestas para todas aquellas mujeres que sufran acoso y/o agresiones.  Sirven como puntos de información y concienciación a los que puede acudir todo el mundo, pero lo crucial es que son un espacio seguro para las mujeres. Se construyen entre la sociedad civil y el poder público, colaboran desde voluntarias hasta los cuerpos de seguridad y los Ayuntamientos. En todo momento la coordinación es fundamental para asegurar estos espacios.

Es difícil pensar que una vecina en un pueblo durante  las fiestas,  donde casi todos se conocen, ríen, bailan y comparten, pueda sentirse insegura. Pero lo cierto es que hay ocasiones donde es así, y en más de las que desearíamos las vecinas sufren agresiones sexuales. La realidades que en situaciones con mucha gente, bullicio y bastante alcohol las probabilidades de sufrir una agresión crecen. Esa agresión que sufre la mujer no puede ser asumida como una cuestión sólo de ella, como algo que nunca nos pasaría al resto, como si se tratase de una cuestión de mala suerte. Una agresión no es un problema individual, es un problema que nos toca a todas y todos. La presencia en las fiestas de estas casetas es la constatación de que se es consciente que existen las agresiones sexuales y que por supuesto hay que tomar medidas públicas.

Como mujeres tenemos el sincero deseo de que las fiestas sean un lugar seguro de por sí, pero lo cierto es que no podemos afirmarlo. Entre este sincero deseo y la realidad hay una zona oscura donde la negación y la inacción genera inseguridad. Es en ese camino entre la realidad y el deseo donde quienes se dedican a la labor pública deben tomar partido, de lo contrario se está cometiendo una irresponsabilidad.

Como mujer, joven y pozuelera creo que los Puntos violetas son un símbolo que demostraría compromiso. Un símbolo de que avanzamos hacia un Pozuelo más igualitario.  Sea joven o no, sea madre, nieta, amiga, vecina o desconocida la mujer que sufra una agresión, debe tener el derecho a acudir a un lugar donde la comprendan, no la juzguen y le ofrezcan apoyo, ayuda y acompañamiento. Esa mujer debería poder contar con un Gobierno en Pozuelo consciente de las violencias que sufrimos,  comprometido y que invierte recursos para intentar cambiar la situación.

El hecho de que el Partido Popular de Pozuelo rechace la propuesta no sólo es síntoma de la negación del problema, y de la reclusión de este al ámbito privado, también refleja una falta de capacidad para comprender el tiempo que viene. Lo quieran o no hay un debate presente también en Pozuelo y no va a detenerse.

Hay una generación de jóvenes, más jóvenes que yo, que viene con un impulso imparable. Esa generación que ha puesto rostro al histórico 8M de este año donde hasta los más conservadores han tenido que asumir que ha sido mayoritario, y en consecuencia han tenido que posicionarse. Son una generación que da la batalla en las aulas del tuto, en casa, con los amigos, en el parque y en el ocio, en la construcción del amor y las parejas. Son las que están escuchando “Malamente” de Rosalía y “Lo malo” de Aitana y Ana Guerra. Una generación que no entendería que un Gobierno local antepusiese las siglas de Partido frente a la ampliación de derechos de las mujeres.  Una gran parte de la sociedad está posicionándose claramente por el aumento de los derechos de las mujeres. Hay derechos que ayer eran impensables, hoy empiezan a forman parte del sentido común, y los que no, lo serán mañana. Negar esta situación no hace más que alejar un Gobierno local de su gente.

Por nuestra parte seguiremos echando raíces en este pueblo para poder construir un Pozuelo más feminista, y por supuesto unas  fiestas libres de violencias machistas, No es No #Pozuelo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s