Las dos almas del errejonismo

El Diario abrió ayer con un artículo del compañero Íñigo Errejón que lleva por título “Mariano Rajoy es presidente: ¿fin de ciclo o salida en falso” en el que aporta algunas claves muy interesantes acerca del rumbo que, a su juicio, debe tomar Podemos tras la gran coalición. Como todo lo bueno, las aportaciones más clarificadoras se encuentran al final del artículo, concretamente en el epígrafe llamado “ganar antes de ganar”. Es muy revelador que la hipótesis del artículo se enuncie (y se resuelva) precisamente al final, cuando lo habitual es plantear las preguntas al inicio y responderlas en las conclusiones. Y creo que esta original manera de exponer el discurso tiene que ver con  la coexistencia en el mismo de dos almas: una que analiza y la otra que propone.

Brillante, a mi modo de ver, la caracterización del tipo de decisión a la que ha tenido que hacer frente el régimen: “gobernabilidad o alternancia”. Una elección que si bien representa un reto para el conjunto de las fuerzas políticas de la restauración, discrepo en que vaya a ser suficiente para determinar la debilidad del gobierno entrante. El “desgaste de los socios de gobierno” que pronostica Íñigo en su artículo, es más una posibilidad que una consecuencia mecánica del juego de pactos de la investidura. Pensar que en política la unión de los elementos  opera con la misma previsibilidad que en la química, nos llevará, más pronto que tarde, a enmendar ciertas tesis. La clave es discernir qué podemos hacer desde fuera para ampliar los márgenes del espacio político y cultural del cambio. Y en este punto la asimilación de nuestras formas de acción política al marco de referencia hegemónico representa un riesgo que sólo puede evitarse adoptando una hoja de ruta que incluya cuatro claves: 1) la crisis de representación que escenificó el 15M, 2)  la crisis del modelo de integración territorial en el marco del estado nación, 3) la crisis política europea, con su dimensión económica y humanitaria y 4) la disputa en términos de movimiento de derechos para los grupos sociales. Asumir estas ideas me lleva a concluir que sentarse a esperar pacientemente el desgaste de la gran coalición es un plan que tiene algunas lagunas derivadas de la necesidad de no subestimar la capacidad de recomposición del viejo régimen y, por tanto, de proponer a la ciudadanía un proyecto político ilusionante.

En el relato que propone Errejón hay una descripción muy acertada, en la primera mitad del texto, acerca del “afuera constitutivo de la restauración”. Están perfectamente delimitados los contornos del “ellos” y del “nosotros”, el cuerpo de ideas que forman parte del proyecto político del cambio y aquellas que buscan devolvernos a la situación previa a 2011. Pero todo ello parece resultar enmendado con en el desarrollo de la estategia en último epígrafe, la cual podría resumirse en la siguiente idea: no hay que demostrar las injusticias del Gobierno del PP sino el hecho de que las cosas se pueden hacer de otra forma. Esta actitud gobernista, que dice referenciancerse en la idea de que hegemonía no es excluir al adversario sino integrarle de manera subordinada, plantea una disyuntiva artificiosa entre resistir y construir; algo así como escoger entre la prioridad del escudo o de la espada. La misma aparente contradicción que quienes ahora se agrupan en torno a la candidatura de Adelante Podemos para las primarias de la Comunidad de Madrid, veían entre ser activista social y tener capacidad de agregación para la disputa institucional. Algunos ya les demostramos que se equivocaban.

Íñigo analiza como un  un activista en el que operan las tensiones nacidas del 15M. Sin embargo su modelo de construcción parece producto de un laboratorio autonomizado del cuerpo social al que pretende representar Podemos, instalándose en una lógica de gobernante (sin gobierno) y con un “país” en descomposición en términos de identidad. Es posible que lo que subyace a esta crítica sea una discrepancia en torno al proyecto estratégico; pero también es posible que sea simplemente la constatación de que entre sus afines el alma gobernista, basada en la profesionalización de la política y la moderación discursiva, ha engullido al alma activista que sigue mirándose en el 15M y en los conflictos sociales. Quizás ello explique por qué en la lista que ha presentado Adelante Podemos algunos están tan arriba y otros tan abajo.

Anuncios

Un comentario sobre “Las dos almas del errejonismo

  • Escribí un largo comentario y se ha ido ….?.
    En fin: PROGRAMA PROGRAMA PROGRAMA como decía Julio y ganar votos informados convencidos y confiados en que no hay otra opción que VOTAR VOTAR / UNIDOS PODEMOS !!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s