Disculpas que hipotecan

El pasado 13 de febrero diversos medios de comunicación publicaron una información que aseguraba que la compañera Rita Maestre, Portavoz del Gobierno Municipal de Ahora Madrid, había mantenido un encuentro privado con el Arzobispo de la ciudad en el que le había pedido disculpas por su participación en una acción pacífica en 2011 contra la capilla del Campus de Somosaguas de la UCM.

El perdón en la tradición cristiana parte de la base de separar al pecado del pecador. Una interpretación malintencionada de este principio podría hacernos concluir que ese perdón concedido por el Arzobispo es un acto de justicia divina ad hoc, exclusivamente dirigido a calmar las ansias de redención de una autoridad pública concreta. No sería por tanto un perdón extensible al resto de personas que pudieron participar de una manera u otra en aquella acción pacífica, a quiénes les apoyamos o a quiénes a lo largo de los años han denunciado de diversas maneras que la Iglesia y sus tentáculos deben respetar la laicidad de las instituciones del Estado.

Intuyo que el del Arzobispo es uno de esos perdones que hipotecan. Un contrato por el que una activista reconoce un “error” que pudo cometer con 21 años, se manifiesta públicamente en contra de cualquier acción que se haya realizado en este sentido en el pasado y anima a la gente que la escucha a que sigan su consejo y no se salgan del camino que marca el Arzobispo. Por supuesto la rancia derecha española aplaude fervorosa la genuflexión de la portavoz de Ahora Madrid que con un paso al frente se separa del lumpen que acudió a aquella acción con la convicción de estar movilizándose por una causa justa. Los motivos que llevaron a que decenas de estudiantes irrumpieran de forma pacífica aquella mañana en la capilla de la Universidad parecen haberse evaporado por arte de magia, generando una nueva fotografía que ha transformado los viejos cuervos que teníamos en frente en adorables palomas mensajeras que ahora tenemos al lado.112710_obisposmanofascista

Conviene recordar que la presencia de capillas en las universidades públicas representa una vulneración del derecho de pensamiento, conciencia y expresión, sólo justificada por el enorme poder que la Iglesia Católica mantiene sobre la estructura del Estado. Un poder adquirido a lo largo de los siglos, nunca por vías democráticas y en con frecuencia a través  del adoctrinamiento y la violencia. Son estas las ideas que justificaban aquella acción simbólica y pacífica, con la que a buen seguro no se pretendió herir las convicciones religiosas de nadie sino poner encima de la mesa un conflicto histórico y que aun permanece sin resolver.

Las personas nos equivocamos y es bueno saber reconocer los errores cuando tenemos la certeza de haberlos cometido. Sin embargo no es síntoma de humildad sino más bien de debilidad que un gobierno se pliegue cada dos por tres ante las presiones de los poderes fácticos. A Rita Maestre la eligieron los madrileños, mientras que el Arzobispo, el partido derechista y ultracatólico Alternativa Española y la sociedad secreta El Yunque  no son más que rémoras de una dictadura militar que ensombreció este país durante cuarenta años. Disculparnos por denunciar por vías exclusivamente pacíficas que las instalaciones de la universidad pública no deben utilizarse para la celebración de actos religiosos es asumir un retroceso muy importante en el nivel de conciencia. Nuestra tarea en las instituciones, con toda seguridad, está justamente en el sentido contrario.

No es tiempo de penitencias sino de solidaridad con quienes por unos motivos u otros están sufriendo el acoso por parte del lobby reaccionario que invade cada día nuestros hogares a través de la TDT. Toca conjurarnos, alimentar el deseo de cambio y prepararnos políticamente para una disputa que requerirá de solidez en los argumentos y máxima coherencia en los actos. En primera división no podemos jugar como un segunda b.

Anuncios

Un comentario sobre “Disculpas que hipotecan

  • Me parece que este artículo está escrito con toda sensatez que no pretende herir. Sin embargo está lleno de cuestonamiento y razones. Para este tiempo que en un país con una Constitución laica no de debería de ser sujeto de ningún juicio de ningún tipo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s