La Cabaña: la gran olvidada

Hoy he tenido el placer de conocer a dos vecinos de la histórica colonia de La Cabaña, un barrio situado al suroeste de Pozuelo rodeado por la M-40 y la M-513. La Cabaña es de esos sitios  de los que casi nadie se acuerda. Una zona antigua, alejada de los centros comerciales y de buena parte la vida local. Un sitio con una larga historia, de la que han formado parte muchos de esos pozueleros que ya peinan canas, pero con un futuro incierto. Las rejas oxidadas del viejo bar Córdoba dan buena cuenta de ello.

Comenzamos la reunión en el local de la asociación de vecinos y respiramos aliviados. Es esperanzador que aun conservemos algo de la herencia del movimiento vecinal que tantas victorias logró en el último tercio del siglo XX. Así que con optimismo nos pusimos manos a la obra. Repaso general a la situación de la colonia.

Un vecino nos relata indignado cómo a lo largo de los últimos veinte años el servicio de autobuses ha ido reduciéndose hasta llegar a la situación actual de práctica inexistencia. Resulta que el Consorcio de Transportes, de común acuerdo con el gobierno municipal del PP, cerró en 2013 la línea 657A que conectaba La Cabaña con Moncloa. Desde entonces no hay forma de llegar desde La Cabaña a Madrid sin hacer un largo periplo entre diversas líneas de autobús y tren. ¿Qué transporte público le queda a La Cabaña? Una pequeña línea urbana que conecta tan sólo la zona norte de la Colonia con la calle París (próxima a Pozuelo Pueblo), que pasa cada 30 minutos, llegando a los 40 en las horas puntas. Desplazarse en transporte público desde La Cabaña a Madrid o al resto de barrios de Pozuelo es una auténtica pesadilla. Nos cuentan los vecinos que incluso muchos jóvenes han optado por caminar hasta el límite con Boadilla para poder llegar a Madrid con mayor rapidez.

Levantamos la reunión para continuar charlando sobre el terreno. Y aquí llega la primera sorpresa. Los vecinos nos piden que miremos hacia el cielo. La escena es dantesca. Una nube de cables de teléfono y de alta tensión atraviesan las viviendas de forma caótica desembocando en enormes torres eléctricas. La pregunta era obvia, peIMG_0923ro había que hacerla… ¿qué narices hace todo esto aquí? Es decir, ¿qué motivo hay para que algo tan peligroso para la salud no esté soterrado? Poco nos pueden decir los vecinos más que reiterar su preocupación. El asunto es serio y nos piden que hagamos algo para que el PP acceda a soterrarlos. Da la impresión de que a veces tiene que ocurrir alguna desgracia para que quienes mandan escuchen las reivindicaciones de los vecinos.

Continuamos la excursión por la Calle Cañada de la Carrera. Visitamos un parque que cuenta con algunos árboles y bancos. Algo austero pero suficiente. Los vecinos nos cuentan que después de muchas discusiones lograron convertir el viejo descampado en el parque actual. Seguimos.

Pido un alto en el camino. Me sorprende mucho el estado de las aceras y el asfalto. Estoy convencido de que la mayoría de los pozueleros se escandalizarían si vieran en persona lo que estoy relatando. Un estado que contrasta y mucho con el de la vecina urbanización de La Finca. ¿Por qué?IMG_0926 (1) Que se lo pregunten al PP. No encuentro la forma de entender por qué hay vecinos de primera y segunda. No. Definitivamente la “operación asfalto” tampoco llegó a La Cabaña…Las fotos hablan por sí solas. Las aceras aparecen y desaparecen en un urbanismo improvisado y devastado por el paso del tiempo del que nadie parece haberse hecho cargo en muchos años.

A la pregunta de si el Ayuntamiento ha informado a los vecinos de algún tipo de medida para mejorar las infraestructuras la respuesta es un “no” rotundo. Continuamos.

Les pido a nuestros amables guías que nos acompañen a ver la obra recientemente inaugurada a bombo y platillo por la Alcaldesa Quislant entre La Cabaña y la M-40. Se trata un camino por el que transcurre la cañada en el que supuestamente han mejorado el pavimento. Según me dicen el coste ha sido muy alto y es un proyecto que viene impulsado por la antigua alcaldesa Paloma Adrados. Pues bien, cuál es nuestra sorpresa al comprobar que tan sólo una IMG_0932semana después de la dichosa inauguración el pavimento nuevo está roto. ¿Por qué? Muy sencillo. Habría bastado con que Pablo Gil y Susana Pérez Quislant hubieran atendido a la indicaciones de los vecinos que por lo que parece conocen mejor las características de esta zona. Este camino lo frecuentan vehículos pesados y de ahí las roturas. Las fotos nuevamente son la mejor prueba.

Pero la visita no acaba aquí. Me consta que tanto el PP como el resto de grupos conocen la escena que paso a describir. Tras la entrada de las M-513 hacia La Cabaña sale una desviación hacia la izquierda que nos conduce por un camino de tierra rodeado de vegetación y que constantemente cruzan conejos. Según nos cuentan es una zona habitual de paso de bicicletas, dado que no existe carril bici. Pues bien, esto es lo que nos encontramos. No sabría bien como describir lo que veo pero es una mezcla de pena y rabia. Veo escombros, muebles rotos, plásticos, preservativos, bidones, etc.  ¿Es justo que algún vecino tenga que vivir con algo así a pocos metros de su casa?

IMG_0929IMG_0928 (1)

 

 

 

 

 

 

 

Hay un Pozuelo que ha caído en el olvido de quienes gobiernan. Nos despedimos de La Cabaña y ponemos rumbo al Ayuntamiento con la indignación a flor de piel. No vamos a dejar que esto caiga en el olvido.Exigiremos soluciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s